¡Atrévete!

/

Una de las cuestiones que más preocupa y se debate en la sede social es el interés e implicación del empresario hostelero en la gestión de su actividad: no hay duda respecto a su implicación en tiempo y esfuerzo, pero no se puede decir lo mismo en algunas otras facetas. Resumimos un conjunto de reflexiones que ilustran ciertos temas que nos preocupan y a los que en ocasiones no se presta la atención adecuada:

1️⃣ COMENCEMOS.- En los 9 apartados siguientes vamos a referenciar cuestiones vinculadas a Ayuntamientos, Contratos, Instituciones, Fiscalidad y Gestión, Relaciones Laborales, Nuevas tecnologías, Gestión de costes y Control de ratios.

2️⃣ CONTRATOS.- En el fondo es una de las primeras cuestiones que realiza quien se convierte en empresario: contrato de alquiler de local, contrato de alquiler de industria, contrato de seguro,…. Cada una de estas modalidades requiere de un análisis pero, sobre todo, requiere que el propio titular entienda y conozca su contenido más esencial. En el caso del seguro, será qué cubre y qué no cubre…; en el caso de contratos de arrendamiento, será qué derechos y obligaciones tiene y a destacar la vigencia (algo que requiere dialogar con tiempo si se desea una renovación). Todos estos documentos debería tenerlos el titular por duplicado…, y archivados en lugares diferentes: nadie está protegido ante una eventualidad, y esta es una opción que carece de coste y que produce una cierta seguridad.

3️⃣ AYUNTAMIENTO.- ¿Cuántas veces lo habremos dicho? El Ayuntamiento otorga el documento base para el ejercicio de cualquier actividad (la licencia de actividad o instalación)… y, a partir de aquí, van a existir otras licencias: apertura, terrazas,…; la actividad que se nos otorga es la que identifica lo que un establecimiento puede servir…, qué horario va a tener… y, en función a sus instalaciones, señala determinadas normas correctoras (acústicas, doble puerta,…) y de seguridad (aforo).

4️⃣ INSTITUCIONES.- Nuestro sector tiene una importante dependencia multiinstitucional y, en particular, respecto a los departamentos de Consumo/Turismo, Interior, Sanidad,…; y cada uno de ellos establece sus requisitos; a veces sólo son de cartelería y, en ocasiones, son de carácter físico (adecuación de las instalaciones). Esta dependencia administrativa institucional es la que obliga a la empresa (además de lo ya indicado: licencia de actividad, contrato de seguro incluyendo responsabilidad civil), a disponer de carteles como el aforo, de hojas de reclamaciones, del derecho de admisión, de distintivos de horarios,…. Un conjunto de exigencias que, a su vez, conlleva a otras entre las que cabe destacar: el respeto a los horarios de apertura y cierre, el que las máquinas recreativas y la música estén apagadas 30 minutos antes del desalojo, el no sobrepasar el nivel acústico a las viviendas, el disponer y entregar hojas de reclamaciones siempre que se soliciten…; hay más obligaciones pero no queremos extender demasiado este informe.

5️⃣ FISCAL.- La evolución de la tributación y la transparecencia contable ha sido una constante en los últimos años: hoy en día, Hacienda Foral, por el cruce de datos, conoce los movimientos entre la empresa y terceros, y esto es algo que no puede desconocer el titular empresarial. Por otro lado, las propias declaraciones fiscales (soportadas en documentos y tickets), reflejan unos totales que pueden ser cuestionados especialmente en dos aspectos: que los rendimientos declarados resulten insuficientes para justificar (ante la carencia de otros ingresos) el nivel de vida, es decir, los ingresos suficientes para atender obligaciones de casa, servicios de la misma, garaje, coche, amortización de préstamos,…; y otra cuestión que puede ser objeto de debate es la cuantía de ventas respecto o comparado con el volumen de compras de materias primas (y los precios al consumidor que se aplican en el establecimiento).

6️⃣ RELACIONES LABORALES.- Los empresarios que tienen trabajadores deben pararse en este punto a reflexionar seriamente: nadie puede vaticinar con exactitud cuáles van a ser las relaciones laborales de los años 2025 o 2030; el mundo del mercado de trabajo, la legislación, está evolucionando a un ritmo que a veces nos sobrepasa y que en ocasiones hasta desconocemos. Los costes laborales, si ahora son un handicap para las empresa, lo van a ser más: de hecho, con la aplicación final de la legislación vigente y la del control de horarios que se puede implantar, las empresas van a verse inmersas en una fuerte problemática a la hora de confeccionar los calendarios laborales; y sospechamos que con el tiempo, la fidelización del asalariado y su retribución, también va a constituir serios y profundos problemas. Hoy en día, los costes laborales (el conjunto de salarios, pagas, alimentación, gestión de nóminas, vigilancia de la salud, prevención de riesgos laborales,…), ya oscilan entre 28.000 y 32.000 € (dependiendo de la antigüedad y a jornada completa); y estos costes requieren de un mínimo de ventas por empleo; y estos costes no van a moderarse con la legislación que probablemente se vaya aprobando. Y tras esta reflexión, cada uno puede hacer la suya propia, en el sentido de valorar si los trabajadores de su empresa tienen jornadas que se van a ajustar al calendario horario que aparentemente se está estudiando en Madrid.

7️⃣ NUEVAS TECNOLOGÍAS.- Dentro de nuestro sector, el tamaño de los establecimientos es muy variado pero, quienes lideran nuestro entorno empresarial, han apostado por las nuevas tecnologías y las redes sociales. La reflexión en este punto es qué está haciendo cada uno en este ámbito.

8️⃣ GESTIÓN DE COSTES.- En las pequeñas empresas, este es un tema que con frecuencia se descuida: comisiones bancarias, costes energéticos, costes de seguro, costes en las materias primas adquiridas para su elaboración y posterior venta…, son aspectos que no siempre tienen la dedicación necesaria: probablemente un control adecuado -ya sabemos que requiere un esfuerzo- puedan ayudar a limitar la cuantía de gastos, lo cual significa que favorecen la supervivencia empresarial.

9️⃣ CONTROL DE RATIOS.- Hay ciertos ratios que merecen un seguimiento: el conocer que un año el ratio (porcentaje) de consumo de materias primas sobre ventas es “X”, puede que no diga demasiado, pero comienza a tener muchísima importancia si el año anterior era menos de X…, y el anterior también menos (de menos de X); y lo mismo cabe decir de los costes salariales…, o del ratio de los gastos generales respecto a las ventas: quienes han puesto en práctica controles para efectuar este seguimiento, han conseguido entender mejor la evolución de su negocio y buscar fugas en esos gastos que periódicamente se producen. Y lo que es más importante, han aprendido a conocer más y mejor su empresa.

🔟 DÉJATE AYUDAR.- Todos estos temas pueden ser consultados en la Asociación: nuestro interés sólo es ayudarte, y es importante que lo recuerdes. También puedes y debes recordar que la mayoría de estas cuestiones son analizadas o expuestas en esos pequeños módulos formativos para la mejora de la gestión que periódicamente imparte la Asociación. (El próximo módulo formativo está a punto de comenzar: si estás interesado, contacta con Mónica • ☎ 944 35 66 60). Anímate a reflexionar sobre lo expuesto y, si es necesario, anímate a contactar con nosotros. En todo caso, atrévete con un futuro que ya está aquí.