Ertzaintza: robos en establecimientos de Hostelería

La Ertzaintza se ha puesto en contacto con la Asociación para que traslademos a nuestros asociados que durante los últimos meses de 2017 y principios de 2018, han detectado un cierto incremento en el número de robos en bares y restaurantes en Bizkaia. Estos hechos responden, en la mayoría de los casos, a un patrón común:

  1. Habitualmente se producen durante el horario nocturno, cuando los establecimientos se encuentran cerrados.
  2. Los autores suelen ser varones jóvenes, habitualmente tres o cuatro, que acuden a los establecimientos en vehículos previamente sustraídos. Ocultan sus facciones mediante la utilización de gorros y prendas de similares características.
  3. No suelen utilizar la violencia física, en el caso de ser detectados abandonan  el lugar a gran velocidad para evitar su detención.
  4. Mediante mazas y otros objetos contundentes fuerzan los accesos de los locales, así como las cajas registradoras, las máquinas de apuestas y recreativas y las máquinas de tabaco.
  5. Prácticamente en todos los casos, el objetivo del robo es el dinero en efectivo contenido en las máquinas mencionadas en el punto anterior.
  6. Los autores realizan el robo con mucha rapidez, en menos de cinco minutos han forzado la entrada al local y obtenido el dinero de las máquinas.
  7. Suelen ocasionar daños cuantiosos, tanto en los cerramientos del local como en las máquinas que contienen el dinero.
  8. Se sospecha de una preparación previa en la selección de objetivos, atacándose principalmente aquellos locales que tienen máquinas que funcionan mediante monedas o billetes.

Ante estos hechos, desde la Ertzaintza han adoptado en los últimos meses una serie de medidas que han permitido contener el número de robos que se estaban cometiendo. No obstante, estiman adecuado facilitar una serie de consejos al gremio de hosteleras y hosteleros que les permita reducir el riesgo de que sus locales sean objeto de un robo:

  1. Procurar, en la medida de las posibilidades, que los cerramientos de los locales sean lo más seguros y efectivos posible. Cuantas más dificultades tengan los autores de los robos para acceder, más probabilidades habrá de que el robo no llegue a cometerse.
  2. Evitar dejar dinero a la vista de los clientes en general. Los botes conteniendo dinero de propinas, de cuotas de peñas y similares, pueden servir de acicate para cometer el robo.
  3. No dejar dinero en la caja registradora y abierto el cajón de la misma. Si las hosteleras o los hosteleros se ven obligados a dejar dinero en el local tienen que tratar de hacerlo en un lugar oculto, nunca en lugares visibles o fácilmente detectables.
  4. Tratar de evitar que al cierre del local las máquinas recreativas, de apuestas y de tabaco contengan dinero, al menos en cantidades importantes. Si el dinero en efectivo es el principal objetivo de los ladrones, estas máquinas y los locales que las albergan van a estar siempre en el punto de mira de los mismos.
  5. Cuando se ha sido víctima de uno de estos robos y el botín obtenido por los autores ha sido sustancioso, es muy probable que se vuelva a sufrir un nuevo robo. Por el contrario, si el dinero que han obtenido ha sido escaso o nulo, probablemente desistan de volver a robar en el local concreto. Por ello, insisten en que se evite que en los locales exista dinero cuando cierren los mismos.