Comunicado a los afiliados

/ /

Desde la sede social, a iniciativa de la gerencia y/o presidencia, se informa periódicamente a los afiliados sobre cuestiones sociales, políticas, económicas que pueden afectar, de hecho afectan, al desarrollo de la actividad en los establecimientos hosteleros. Hace menos de 24 horas se ha convocado una Rueda de prensa con información que se puede ver en este enlace; su celebración (y el Comunicado vinculado a la misma) han originado comentarios en los medios de comunicación y en tertulias de políticos, periodistas y/o ciudadanos que valoran esa comparecencia: lo curioso son las profundas diferencias de criterios cuando todo procede de un mismo y único comunicado y/o una única comparecencia.

Precisamente por esa diferencia de criterios, realizo esta nota informativa.

1. En esencia, lo que se ha dicho y manifestado es que las conductas incívicas en la vía pública, perjudican el normal desarrollo de nuestra actividad…, perjudican al sector en general y perjudican o dañan las relaciones de los representantes de la Asociación ante el entorno institucional.

2. En esencia, lo que se ha dicho es que compartimos y lamentamos las molestias que perciben las comunidades de vecinos…, pero que la responsabilidad de las mismas es y debe ser de sus protagonistas…, no de la existencia de un Ocio nocturno.

3. En esencia, lo que se ha dicho es que, si esos comportamientos (que se iniciaron hace décadas y se han ido incrementando), perjudican la convivencia, es por falta de educación o de medidas sancionadoras para esas conductas: existen personas que tienen comportamientos que toda la sociedad debería reprobar.

Como metáfora y de forma coloquial, comenté que no se puede ir de copas con una navaja en el bosillo; y que el hecho de portarla debería estar castigado con prisión (con ironía manifesté 28 años), y con ironía manifesté que 50 años si se usaba. Era una reflexión superficial (que aunque da lugar a titular periodístico) no debe desvirtuar el fondo: no se puede ir de copas con navajas en los bolsillos…, y los partidos políticos siguen sin hacer nada.

4. En esencia, lo que se ha dicho es que la responsabilidad de no corregir esos comportamientos es, bien del Poder Legislativo (por no dotar de normas jurídicas para corregir estos hechos) o bien, y en ocasiones, por la aplicación de las normas existentes en el ámbito judicial con criterios dispares (o como se quiera denominar a los resultados de algunos procesos).

5. En esencia, lo que se ha dicho (y apoyado en vídeos), es que existe una parte de la sociedad (jóvenes y no tan jóvenes), que dañan gravísimamente la convivencia; y que, en ocasiones, llegan a protagonizar delitos que no encuentran la sanción penal correspondiente. Por supuesto somos tan exquisitos que, ante actos delictivos, no hay que mencionar la etnia, raza, procedencia,…, de los autores; incluso hay que tratarlos de presuntos, hasta cuando han sido cogidos in fraganti…, y hay que proteger su anonimato. Sin embargo, sí se puede publicar/identificar a un establecimiento, su ubicación, su titular, incluso datos personales, en otras situaciones. Y al respecto se referenciaron algunos ejemplos en la Rueda de prensa.

6. En esencia, lo que se ha dicho es que existen conductas que quedan –por la edad de su protagonista o por cualquier otro motivo- sin castigo: asignar (cuando son varios los autores y sus edades) hechos luctuosos a menores, sea o no sea cierto su protagonismo, es una opción que generalmente acaba con una alta dosis de impunidad para el delincuente. Y se ha dicho, que mientras todo esto sucede, nuestros políticos -el Poder Legislativo- nos siguen hablando de que no hay que legislar en caliente (dada la ola de frío en la que estamos, podrían aprovechar esta época para hacerlo) o siguen dedicándose a disertar sobre si hay que cambiar el nombre de calles (**) u otros múltiples temas que sabe dios a quién le interesan.

Y profundizando en los actos delictivos de menores de edad, hay que reflejar que muchos de ellos están tutelados por nuestra Diputación Foral, alojados en centros confortables que todos sostenemos y que periódicamente destrozan. Los daños económicos de estos jóvenes deberían ser reparados por ellos mismos con esfuerzos laborales (incluso obligados); pero en ausencia de ello, cabría reclamar la responsabilidad a su tutor, a la Diputación, precisamente de forma similar a como se hace con los padres de cualquier otro menor. Y somos tan exquisitos que soportamos estos daños en silencio; eso sí, haciendo comisiones que nadie sabe a qué conducen y repitiéndose periódicamente los mismos actos.

7. En esencia, lo que se ha dicho es que no podemos contemplar en silencio la inhibición institucional -configurada por los partidos políticos que a su vez configuran el Poder Legislativo- que no asumen sus obligaciones de protección a los ciudadanos. Para muestra reflejo mi inicio de la Rueda de Prensa: «Acabo de escuchar en un medio audiovisual el profundo deterioro del barrio El Raval de Barcelona donde los pisos se han convertido en refugio de delincuentes, comercializadores de drogas y donde la convivencia es imposible». Eso es lo que he escuchado y, a continuación, la respuesta que da el Ayuntamiento de Barcelona a ese hecho (literal):

«La culpa es de los propietarios de esas viviendas por haberlas abandonado».

Esto es una muestra clara de cómo se abordan los problemas desde el entorno institucional.

8. En una tertulia político-social de EITB, en la tarde de ayer, un representante vinculado a la política en tiempos pasados (ignoro si actualmente), parece ser que dijo que «las manifestaciones de Gago sobre mayor dureza, etc., etc., etc., venían de antaño» y no voy a profundizar más. Es cierto, que ya en el año 1989 recogimos 300.000 firmas contra la delicuencia, mejor dicho contra su impunidad; y, en lugar de desmerecer y/o descalificar mi opinión, debería reflexionar respecto a qué ha hecho él y su grupo político (y el resto de los grupos políticos) por reconducir esa situación. Personalmente asumo la crítica y podré ser pesado, reiterativo o estar confundido; pero cuando se desee podemos repasar los hechos: creo que habrá otros que tendrán que asumir que existe un desmadre social que ha ido creciendo, y que perjudica la convivencia vecinal, la actividad hostelera, los bienes urbanos y el uso pacífico del ocio.

9. En esencia, lo que se dijo es que cuando se produce un hecho luctuoso en un local hostelero (generalmente en sus cercanías), inmediatamente se vincula el hecho al establecimiento…; pero si la agresión tiene lugar en las fiestas populares, en zona de txoznas, en lugares de autorización municipal, tal imputación no se produce; y no sería justo que existiera, como tampoco lo es la responsabilidad que se asigna al establecimiento.

10. Y en esencia se comparó con ejemplos, la dureza con la que se actúa frente a los establecimientos estables y la inoperancia, inhibición, desidia que existe sobre otras actividades irregulares entre las que se referenció a las viviendas particulares, comercialización ilegal de ropa y servicios hosteleros en vía pública, y con tolerancia institucional.

En la Rueda de prensa se proyectó algún vídeo y se pusieron algunos ejemplos: para quienes quieran descalificar mis manifestaciones, sería muy interesante que precisaran con cuál de los puntos expuestos no están de acuerdo y cuál sería su propuesta.

Este tema (como el de los Debates Otoñales) pienso llevarlo a nuestra Asamblea General porque en el fondo es ante los afiliados ante quien debo responder como Presidente de la entidad: las otras opiniones, las leo, las valoro y las respeto (tanto como sus autores respetan las mías).

Bilbao, a 8 de febrero de 2018

Ángel T. Gago

PRESIDENTE

(**) En un medio de comunicación local un periodista -hoy- comenta mi comparecencia y refleja una frase extraída de un artículo de octubre. Para que cada uno pueda juzgar reproduzco íntegramente (yo sí lo hago), su comentario y el texto y contexto en que se produjo el mío. (Cada uno que extraiga sus conclusiones). (Ver nuestro texto e interpretación).