Porque nos preocupa, insistimos

Son varias las informaciones que os hemos ido remitiendo sobre las intenciones del Gobierno para que aflore empleo sumergido especialmente en base a contrataciones laborales (tiempo parcial y sucesión de contratos): tenemos el íntimo convencimiento que a través de este modelo de actuación pretenden mejorar las estadísticas del paro y acumular méritos (al margen de que se trate de actuaciones amparadas en leyes).

En síntesis, el Gobierno ha diseñado un plan de choque que ha denominado Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020:

a) Ese plan incorpora 833 nuevos inspectores y subinspectores, un incremento de plantilla superior al 20% actual, para lo cual se han dotado los correspondientes fondos económicos.

b) Pretende actuar de manera especial en la Concatenación de Contratos y en la Contratación a Tiempo Parcial.

El Gobierno interpreta utilizar estas líneas de contratación como una posibilidad de fraude; en definitiva, presume que en los Contratos a Tiempo Parcial subyace algún tiempo de irregularidad; y también que en la Concatenación de Contratos se está actuando de forma no protegida por la Ley. Precisamente por estas “presunciones”, quienes están contratando en alguna de esas modalidades, están recibiendo comunicaciones del Ministerio de Trabajo en las que “insta a las empresas a reflexionar sobre si ese contrato que están haciendo se ajusta a la realidad…”; traducido: “te estamos vigilando e intentaremos pillarte si estás cometiendo alguna irregularidad de este tipo”.

Los empresarios están recibiendo cartas con este tipo de mensajes (algo más diplomáticos): evidentemente si a una persona se le contrata por 2 horas a la semana – y realmente son 2 horas a la semana – no existirá irregularidad que se pueda probar; pero en las cartas del Ministerio de Trabajo subyace una cierta amenaza que la empresa no debe desconocer.

Una vez más, queremos recordar que la Contratación a Tiempo Parcial exige la llevanza de un control horario de inicio y final de la jornada. Este control puede llevarse a cabo de manera mecánica (a través de un sistema electrónico) o manual (mediante la cumplimentación de unas hojas registro que han de estar en el centro de trabajo a disposición de la Inspección de Trabajo). Además del control diario, junto con la nómina la empresa ha de entregar al trabajador a tiempo parcial, una totalización de las horas trabajadas en el mes, que habrá de ser firmada por el propio trabajador como conformidad con la misma. Es importante cumplir los requisitos legales para evitar sanciones que pueden afectar a la viabilidad de los negocios.