En tres palabras: Prácticamente im-posible

Pretender resolver problemas de convivencia ciudadana, o anómalas conductas cívicas a través de ordenanzas, es una aspiración antigua, reiterada pero muy compleja si no se aplican medidas eficaces: el entorno institucional, dando voz a entidades como la nuestra, está intentando desarrollar un conjunto de medidas que, sinceramente, será muy difícil que finalicen con resultados satisfactorios aunque, por supuesto, apoyamos la plena legitimidad para intentarlo. Y si pongo en duda esos resultados finales, es con argumentos como los que a continuación señalo, alguno de ellos expuestos de forma reiterada en ocasiones anteriores:

 

  1. POLITIZAR NO ES EL CAMINO.- Es decepcionante el que ante un problema que se ha ido creando a lo largo de más de 30 años, se esté utilizando (con manipulación y demagogia), algo que debería resolverse con profesionalidad y legislación judicial: la polémica suscitada en el Casco viejo puede haber tenido una parte de su origen en conductas anómalas y sancionables de algún establecimiento y, a quien así haya obrado, se le aplica la legislación vigente y en paz: nada de admitir que se sancione por el tipo de clientela, y si hay comportamientos ilícitos en el establecimiento, aplíquese la ley. Ahora bien, los comportamientos incívicos, provocadores, de agresión, de una carencia absoluta de urbanidad y respeto a las comunidades de vecinos por parte de algunos ciudadanos, deben encontrar justa respuesta en actuaciones policiales y judiciales, y no imputarlos a los establecimientos, y mucho menos de forma generalizada; y esto, que es tan simple, dudo que sea mínimamente defendido (incluso aceptado) por quienes más presión ejercen sobre ese entorno institucional, que generalmente son algunos grupos políticos y colectivos sociales o vecinos, incluso afines a los mismos.

 

  1. AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR.- Es descorazonador que se dé cobertura a peticiones de ciudadanos, incluso representantes políticos o sociales, quienes por motivos varios y no siempre confesables/justificados, pretenden desconocer que estamos en el 2015, en un mercado abierto, donde las medidas que se adopten deben estar amparadas por un marco legal: pensar que se puede impedir la entrada de franquicias…, o pensar que se puede promulgar o imponer legislativamente el que en una calle o calles determinadas se instale un comercio específico, es prácticamente una utopía: el comerciante (empresario), buscará acomodo en la zona geográfica que convenga a sus intereses; es posible que la concesión de ciertas ayudas pueda incentivar alguna iniciativa pero, agotada la subvención, queda un vacío que llega hasta el infinito.

 

  1. OCIO Y HOSTELERÍA, O VICEVERSA.- Existe una legislación supramunicipal que legisla, incluso excesivamente, toda la dependencia institucional de las pymes y microempresas hosteleras. A la institución más cercana, los Ayuntamientos, corresponde (o así debería ser) legislar sobre la concesión de licencias para implantación de una actividad, y para ello debería ser tenida en cuenta la legislación vigente, la saturación de la oferta, incluso el modelo de ocio que se persigue. Y teniendo en cuenta ésto, y la correcta aplicación de la legislación a los establecimientos existentes, no cabría hacer caso a quienes, en ocasiones, hasta de forma inapropiada, presionan por intereses no siempre comprensibles, o lo que es peor, comprensibles pero no aceptables. Debátase sobre el modelo de ocio y, a partir de ahí, reflexiónese respecto a qué medidas hay que tomar para conseguir el objetivo que se pretende.

 

  1. EL MODELO DE CIUDAD.- Ignorar lo que realmente somos no nos ayudará a tomar decisiones correctas: ciertamente tenemos en nuestro Territorio una sociedad desarrollada, bastante profesionalizada y formada; y obtenemos especial nota si aplicamos criterios comparativos con otras zonas. Por supuesto que sí.

 

Pero tenemos la población que tenemos, y para esa población tenemos una oferta que en muchos sectores puede estar sobredimensionada. Miremos a nuestro alrededor y veamos el importante número de traspasos, alquileres, ventas de inmuebles que existen, y detrás de cada rótulo existe uno o varios fracasos que deberían hacernos reflexionar.

 

Diseñar el futuro pasa por ser consciente de la realidad y consensuar el modelo de Ocio, Comercio y Hostelería al que aspiramos dentro de 10 o 15 años; pero, para planificarlo, deberíamos ser conscientes del punto de partida. Y en el caso concreto de la Hostelería, debemos ser conscientes de que con los comportamientos incívicos de una pequeña parte de la sociedad, estamos condenados a la (en ocasiones) injusta mala imagen sectorial; y como ya he indicado, hay colectivos que van a poner todo tipo de trabas para no reconocer que el modelo de diversión que en ocasiones existe se nos ha ido de las manos: las conductas incívicas son el pan de cada día, y si tenemos una ciudad limpia es porque se gasta mucho dinero en ello, no porque como ciudadanos seamos cívicos. Y para quien dude de ello, que se dé una vuelta por el botellón o incluso por cualquiera de las fiestas populares.

 

Y aún así, ¿cabe tener fe y esperanza para pensar y aceptar que esto se regula por ordenanzas?.

 

Ángel Gago

Secretario General Ejecutivo

logo11

Concluye el V Concurso de Pintxos de Deusto

La sede de Deusto Bizirik fue ayer testigo de la celebración de la entrega de premios del V concurso de pintxos de Deusto 2015.

El certamen, organizado por Deusto Bizirik, ha contado con la colaboración de la Asociación de Hostelería de Bizkaia aportando no sólo más visibilidad y apoyo al concurso, sino ofreciendo también 750€ en premios repartidos en las distintas categorías entre los establecimientos afiliados ganadores.

En un acto en el que la organización entregó los 1º y 2º premios en las categorías de mejor pintxo, mejor barra y mejor atención,  Héctor Sánchez, en representación de la Asociación de Hostelería de Vizcaya, entregó los premios a los afiliados mejor clasificados en las tres categorías del concurso que resultaron de la siguiente forma:

  • Mejor pintxo, Madariaga 33, que elaboró un pintxo de medallón de solomillo al Oporto sobre cama de cebolla caramelizada y delicia de patata. Recogieron el premio Gorka Val, regente del establecimiento. Mejor barra, Deustoarrak
  • Mejor barra, para Deustoarrak, que presentaron milhojas de tortilla, tomate, espinacas y queso de cabra con lascas de jamón.
  • Por último el premio a la mejor atención y simpatía, que fue a parar a manos del Restaurante Cafetería Dena Ona situado en Rafaela Ybarra.

IMG_2793

Además de los tres premios valorados en 250€ para los afiliados mejor clasificados, la AEHV ha ofrecido asesoramiento y análisis de la situación en el ámbito municipal, mercantil, fiscal y laboral para todos los establecimientos participantes desde el inicio del concurso y hasta 15 días después de su finalización.

Por si esto fuera poco, con el fin de apoyar y dar más visibilidad al ganador de la edición del V Concurso de Pintxos de Deusto, se le hará una entrevista en profundidad para la revista que publica la AEHV cada cuatro meses.

Esta colaboración entre la AEHV y Deusto Bizirik tiene previsto mantenerse para futuras ocasiones con el fin de potenciar conjuntamente las actividades del sector hostelero en Vizcaya.

En la celebración de ayer, que contó con la presencia de los concejales del Ayuntamiento de Bilbao Asier Abaunza, Íñigo Pombo, Yolanda Díaz, Luis Eguíluz y Beatriz Marcos, se pudieron degustar en un lunch posterior a la entrega de premios algunos de los pintxos presentados en el certamen.

IMG_2767

En la Asociación estamos encantados de colaborar en actividades que ayudan a potenciar e impulsar la economía y estamos deseando formar parte de más iniciativas como esta. Gracias a Deusto Bizirik por la buena organización del certamen.

Conociendo a…Mónica García

En la Asociación nos hemos puesto de estreno para inaugurar una nueva sección en nuestro blog, Conociendo a…

El objetivo de esta sección es que poco a poco vayáis conociendo a todas las personas que trabajan en la Asociación y que ponen a vuestro servicio todos sus conocimientos y experiencias.

Nos ha costado lo suyo conseguir las entrevistas y ya no digamos las fotos, tenemos un equipo muy vergonzoso, pero al final se han ido animando y cada mes conoceréis un poco más a cada uno.

Hoy hemos estado con Mónica García, secretaria de Ángel Gago y la encargada de hacer todos los escritos que se elaboran en la Asociación. Pero no sólo hace eso, esta mujer es una todoterreno y además gestiona la página web, se encarga de todo lo relacionado con las entidades de gestión y subvenciones del MET del Gobierno Vasco, ayuda al departamento de contabilidad y cuando es necesario apoya en el mostrador y al teléfono.

Trabaja en la Asociación desde julio de 1994. Nada menos que 21 años poniéndose al servicio de los hosteleros vizcaínos. Extrovertida, exigente y familiar, Mónica no cambiaría Bilbao por nada del mundo.

Con un amplio bagaje y extensa experiencia nos habla de cómo ha evolucionado el sector hostelero en los últimos años y cómo la Asociación se ha ido adaptando.

¿Cómo ha evolucionado la Asociación desde sus inicios?

A nivel tecnológico la evolución ha sido impresionante. Durante estos 21 años hemos tenido que estar constantemente adaptándonos a las nuevas tecnologías. Al principio ha costado porque te acostumbras a trabajar de una forma durante muchos años y de repente tienes que armarte de valor y ánimo para coger el truco a nuevas tecnologías que se quedan obsoletas de manera casi inmediata. Esto nos ha hecho cambiar el ritmo y forma de trabajo en la Asociación, nos ha activado y evitado que nos quedemos estancados en el pasado.

Con tu larga experiencia en la Asociación ¿Cuáles dirías que son las ventajas de pertenecer a la Asociación?

Ofrecemos mucho a los hosteleros. Para empezar intentamos mantenerles informados al máximo de todo lo que ocurre en el sector. Por otra parte siempre estamos a su disposición para cualquier problema que puedan tener y lo intentamos solucionar con la mayor brevedad posible. Nosotros queremos que la Asociación sea como la segunda familia del hostelero, que sepa que estamos ahí siempre para lo que necesiten.

Además de los servicios de consultoría ofrecéis cursos de formación. ¿Cómo crees que afecta la formación al hostelero?

Muy positivamente. La verdad es que algunos entran en el sector perdidos, sin conocer muy bien donde se están metiendo, pero nuestra labor es guiarles y por eso ofrecemos un curso muy completo de gestión con el que se van con una visión mucho más amplia de la que tenían en un principio.

¿Puede ser que el hostelero se encuentre perdido por falta de herramientas para enfrentarse a las incertidumbres que tiene el sector?

Existen herramientas para ofrecer más seguridad al hostelero el problema es que en muchos casos no se utilizan. A veces lo inmediato puede hacer que se pierda la visión de futuro.

El sector hostelero  cambia y evoluciona sin descanso ¿Cómo ves el futuro de la hostelería?

Muy diferente al de antes y con muchísima variedad. Antes era sota, caballo y rey y ahora tenemos un montón de diferentes actividades. Veo que mucho local se está renovando y creo que eso es bueno. Sin embargo también percibo muchas deficiencias en algunos de los que acceden a la titularidad de un negocio y estos serán los que peor lo pasen en la hostelería del futuro.

Y no solo cambia el sector, los consumidores cada vez son más exigentes y como clientes nuestras necesidades cambian. ¿Cómo es el cliente ahora?

Como consumidora lo único que podría decir es que cada actividad tiene diferentes modalidades de clientes. El cliente de ahora está más informado y tiene acceso a las nuevas tecnologías lo que le posibilita acceder a un mundo mucho más amplio.

Mónica2

Si tuvieses que dar tres consejos a los hosteleros de Bizkaia, ¿Qué les dirías?

El primero que todo lo que hagan lo hagan con ilusión y entrega. El segundo que intenten gestionar su negocio lo mejor posible y por último en tercer lugar que se adapten al mundo de las nuevas tecnologías aunque cueste.

 

Por último, define en tres palabras la actividad de la Asociación.

Entrega, profesionalidad e innovación