Los bares de Pompeya…¡A la última en tendencias!

Hablando de tendencias en bares y restaurantes, hay quien piensa que todo está ya inventado… Y para documentar esta opinión, un hostelero nos envía este curioso ejemplo: Los bares de la antigua Pompeya.

Pompeya fue una antigua ciudad romana que quedó sepultada por la erupción volcánica del Vesubio en el año 79 d.C. Esa desgracia la convirtió en la ciudad mejor conservada de la antigua Roma y nos permite hoy en día conocer cómo vivían esos romanos, que sorprendentemente tenían gustos muy similares a los nuestros:

Los estudios de los restos encontrados por los arqueólogos demuestran que en Pompeya se comía bien. Se han encontrado los restos de un importante mercado de alimentos, y también de restaurantes. Incluso se han hallado restos de banquetes con huesos de animales exóticos y pruebas de que el concepto de bar, o restaurante de cocina rápida, ya existía entonces.

¿Queréis saber cómo eran esos bares de la antigua Pompeya y cuáles eran las tendencias gastronómicas de la época? ¡Atentos a las fotos!

Los romanos iban de vinos, comían aceitunas de aperitivo y… los bares servían comidas “para llevar”

En las excavaciones se han encontrado bares, donde se servían bebida y comidas calientes.

Dentro del mostrador, en la parte de atrás, se ven unos escalones junto a la pared. Ese era el sitio donde colocaban las jarras de vino para el consumo instantáneo de los clientes.

En el mostrador vemos claramente unos huecos redondos, que es donde colocaban las ánforas con aceitunas para consumir en el local y las comidas preparadas para llevar a casa.

Hasta ahora…los bares de Pompeya no eran tan distintos de los nuestros ¿verdad?. Incluso estaba de moda la “tendencia” de “comidas para llevar” de la que tanto se habla últimamente.

Se aprecian en uno de los mostradores unos pequeños huecos,  son para comprobar las monedas que entregaban los clientes como pago. Los huecos de las monedas no solo se utilizaban para comprobar el diámetro de la pieza sino también el grosor, que algunos pulían para quedarse con el material (cobre o plata) que era muy caro y valioso.

Ya entonces había falsificación y la moneda que no era del tamaño apropiado era rechazada por el tabernero.

Se ha demostrado también por el estado de conservación de las ruinas de Pompeya, que había algunos locales que  tenían  comedor, e incluso exteriores con terraza  y vistas.

¿Y qué me decís de las tendencias en decoración? Fijaos en el mostrador de la primera imagen o los frescos con que decoraban las paredes… en los Thermopolium o bares no faltaba ni un detalle.

Como veis…¡Todo está inventado!.